Menos iglesias, más hospitales, menos agua bendita y más agua potable, menos hostias y más pan, menos religión y más educación.